top of page

5 principios para ser padres que transmiten confianza a sus hijos


Cuando mi esposa, Cathy, y yo nos enteramos de que íbamos a ser padres, estábamos llenos de confianza. Pensamos, ¿qué tan difícil puede ser? Entonces, tuvimos hijos… ¡Y ahora había que educarlos!

Afortunadamente, Dios es clemente y misericordioso tanto con los padres como con los hijos. Mientras criábamos a nuestras tres hijas, descubrimos cinco estrategias que nos ayudaron a mantener la frente en alto durante esos años de crianza. Estos principios realmente aumentarán tu confianza también.

  1. Bendice a tus hijos. A los niños les encantan los elogios de sus padres y estoy convencido de que los anhelan. A medida que crecen, tienden a estar cerca de los adultos que los afirman. No dejes de ser ese adulto. Para los niños, no hay sustituto para recibir una bendición de mamá y papá durante estos años formativos. Los impulsará a nuevas alturas en lo espiritual, emocional y relacional a medida que construyen su propia imagen.

  2. Supera los patrones familiares negativos. Esto puede ser difícil si creciste en una familia disfuncional. Aun así, puedes ser parte de la “generación de transición” que deja de culpar al mal comportamiento del pasado como una excusa para la mala crianza de hoy. Busca y obtén ayuda para sanar las heridas de tu infancia y comienza a establecer ejemplos saludables para tus propios hijos.

  3. Crea un hogar lleno de gracia. A los preadolescentes y adolescentes les encanta tener un lugar seguro para pasar tiempo con sus amigos, y 99 de cada 100 veces, ese lugar es el hogar donde abunda la gracia. Si la atmósfera de tu hogar es negativa o amenazante, tus hijos encontrarán un lugar para pasar el rato donde se sientan bienvenidos. Crear una atmósfera acogedora en el hogar significa aumentar el flujo de aceptación y gracia.

  4. Comunícate con A.C.A. Una dosis saludable de A.C.A. (Afecto, Calidez y Ánimo) hace maravillas con los niños. No tienes que ser un padre fácil de convencer; de hecho, la indulgencia no es igual al amor. Pero cuando eres justo, firme y consistente con la disciplina llena de estas tres virtudes en tu hogar, construirás un vínculo más fuerte con tus hijos. Y eso será un tremendo refuerzo de confianza para tu paternidad.

  5. Cría niños que amen a Dios y a ellos mismos. La clave es el respeto. Cuando a los niños se les enseña el valor de obedecer a sus padres, es más fácil honrar y respetar a Dios. La obediencia hace que sea más fácil establecer una relación amorosa con Él. Pero no te detengas allí. Dale a tus hijos el regalo de aprender a respetarse a sí mismos también. Este podría ser uno de los bienes más preciados que un adolescente jamás obtendrá. Los niños que se respetan a sí mismos hacen un mejor trabajo al tomar decisiones correctas y sabias en la vida, ¡y aprenderán este respeto por sí mismos de ustedes, mamá y papá!


By Jim Burns

8 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page